main-image

Historia de Vejer

  • Breve historia de Vejer

Vejer, gracias a su posición estratégica, es uno de los asentamientos más antiguos del sur de Europa. Ocupado por Fenicios, Cartagineses y Romanos Vejer se levantó como una fortificación defensiva contra el ataque de Íberos del interior y para la defensa de las fábricas conserveras y almadrabas (arte de pesca del atún) desarrollado por los anteriormente mencionados colonos.

Fenicios y Cartagineses

La ciudad de Vejer debe su origen a su posición estratégica sobre el río Barbate y su cercanía al mar. Esta localización provee a la ciudad de una defensa natural así como de un fácil acceso al mar por el río. Vejer ya era un asentamiento en la era Paleolítica y en la edad de Bronce. Las fortificaciones se situaban sobre la colina, a unos 160 metros sobre el nivel del mar. Referencias históricas nos vuelven a llevar a la época de los Cartagineses (400 d.C.) en la época pre-romana donde la ciudad ya era conocida como Besaro. En algunos mapas romanos aparece marcado como Baessipo.

Romanos, Vándalos y Visigodos

Existen reliquias visibles de la época romana (en 216 d.C., cuando Cornelius Scipio conquista Cádiz durante las guerras púnicas) incluyendo la vereda de la Cuesta de la Barca y la puerta de Sancho el Bravo en la parte este de la calle Corredera. La migración Teutónica hacia España hizo finalizar el dominio romano en Vejer. Durante un corto periodo de tiempo los Vándalos ocuparon el sur de España y, antes de emigrar al norte de África, indirectamente dieron a Andalucía su nombre actual. Fueron los Árabes los que lo bautizaron como Al-Andalus que significa "tierra de vándalos".

La invasión Islámica

Una parte de la Iglesia Parroquial fue construifa en el periodo Visigodo. Posteriormente fueron derrotados en una batalla decisiva contra los árabes en la laguna del río Barbate (La Laguna de La Janda) cerca de Vejer. En los siglos siguientes la ciudad vieja desarrolló su característica principal (el Castillo, las murallas y el trazado de las calles). Durante la Reconquista, a principios del Siglo XIII las primeras tropas cristianas aparecieron en el área cercana a Vejer pero no fue hasta el 1250 cuando finalmente conquistaron la ciudad. En 1264 Vejer cayó de nuevo en manos de los Árabes pero en 1285 la ciudad fue reconquistada por Guzmán el Bueno. Desde este periodo adquiere el apéndice "de la frontera" por ser parte de la frontera entre Cristianos y Árabes. En 1292 Guzmán salió de Vejer para defender Tarifa. Durante esas batallas sacrificó a sus hijos los cuales fueron capturados por los Árabes para obligarle a rendirse. En 1293 Guzmán se convirtió en el primer alcalde de Vejer. Más tarde, la ciudad entera le fue entregada por Fernando IV, como recompensa por sus méritos.

La repercusión de la Reconquista

Como consecuencia Vejer perdió su independencia, lo que más tarde dio lugar a muchos conflictos entre la población local y los Duques de Medina Sidonia (los sucesores de Guzmán). En 1535 Juan Relinque, un ciudadano de Vejer, comenzó su valiente lucha en la corte de Granada en su empeño de recuperar la independencia de su ciudad. Aunque sus argumentos fueron apoyados por ley escrita, perdió la pelea después de varios años. En el viaje en el que En Cristóbal Colón descubrió América en 1492 iba embarcado un Vejeriego, Alfonso de Clavijo.

La Batalla de Trafalgar

El 21 de octubre de 1805 la armada Británica bajo la comandancia del Almirante Nelson destruyó a las flotas Francesa y Española cerca del Cabo de Trafalgar. El rugido de los cañones se oía desde Vejer. En 1811 las tropas de Napoleón ocuparon Vejer. Don José María Miranda Cabezón lideró una campaña exitosa contra la ocupación francesa, que dio como resultado la liberación de Andalucía.

Los años de Guerra Civil

Violentas incursiones de los anarquistas en el comienzo de la guerra civil española en 1936 revivió la demanda de una reforma agraria. Como resultado de estos incidentes de dos docenas de soldados marroquíes del ejército del General Franco ocuparon la ciudad y 5 habitantes perdieron la vida.