Colorida y sostenible, así es la carta de primavera-verano del restaurante Corredera 55

Nueva carta del restaurante de Vejer Corredera 55

El restaurante Corredera 55 de Vejer, del Grupo Califa, presenta su nueva propuesta gastronómica para la temporada primavera-verano. Cocina mediterránea con un toque cosmopolita y diferente, para todos los gustos. Su puesta en escena refleja el buen gusto, tanto en el ambiente como en la cocina, logrando un equilibrio que cautiva.

Interior del local.

Esta temporada predominan las recetas sostenibles elaboradas con productos frescos, en concordancia con los ciclos de la naturaleza. “Apostamos por el producto local y trabajamos día a día para adquirir el máximo de ingredientes a proveedores de la zona”, comenta Ellie Cormié, chef ejecutiva y propietaria del restaurante. La escocesa confiesa que está muy comprometida con el entorno y concienciada en contribuir al desarrollo económico y social de la comunidad. “Queremos hacer una familia más grande con los proveedores locales de la zona”, añade. Y es que las huertas resplandecen tras el periodo de lluvias y gracias al trabajo de los campesinos. “Tenemos la suerte de estar rodeados de muchas huertas, sin ir más lejos, tengo una a 50 metros de mi casa”. 

Casi 40 platos nuevos que el comensal podrá degustar para cualquier ocasión. Para picar, el local ofrece una selección de mordiscos, como el ceviche de corvina con mango, papaya, lima, chile y leche de coco o el paté de remolacha con naranja caramelizada y tostas de cúrcuma, “una auténtica explosión de color”. También hay platos para compartir, como la tabla mixta de pescaíto frito, otra de las novedades de esta temporada.

Nueva carta del restaurante de Vejer Corredera 55
Paté de remolacha con naranja caramelizada y tostas de cúrcuma.
Sardinas en sumac con tomates cherry, limón damasco y aceitunas negras al horno

Para refrescar el ambiente encontramos la sección de gazpachos con una variada selección de sopas frías diferentes y originales. 

Nueva carta del restaurante  de Vejer Corredera 55
Gazpachos variados.

Los amantes de las croquetas tienen un apartado dedicado exclusivamente a estas delicias en pequeño formato con todo tipo de ingredientes. De la huerta a la mesa. La carta contiene numerosas opciones vegetarianas y veganas como ensaladas, ‘entrecot’ de coliflor al horno, crêpes de espinacas y remolacha, etc. 

‘Entrecot’ de coliflor.

Algunas de las propuestas más tentadoras del menú se componen a base de atún rojo salvaje de almadraba como la tosta de tartar de atún sobre alioli con limón y soja o el atún rojo y langostinos con algas de Cádiz, soja, jengibre y lima servido con helado de wasabi. El aroma del mar está presente en otras recetas como los pastelitos de pescado de Ellie con cilantro, lima, mostaza y sésamo. 

Pincho de atún de almadraba.

El aroma del mar está presente en otras recetas como los pastelitos de pescado de Ellie con cilantro, lima, mostaza y sésamo. Corredera 55 mantiene algunos de los platos más representativos de su cocina como el teepee de langostinos, los pinchos de presa ibérica, el pollo asado entero con limones a la damasquina, ajo, romero y cava o el pulpo a la parrilla con mayonesa de jengibre y soja. 

Teepee de langostinos.

Además todo se completa con una generosa carta de bebidas. El apartado de vinos, por su parte, cuenta con 18 caldos nuevos y nuevas referencias de bodegas locales. Una de las novedades de “kilómetro 0” que ofrece el local, es el Cabo Trafalgar, de Bodegas Gallardo. Este blanco es ideal para saborear la historia de la zona, rememorando la famosa batalla de Trafalgar que tuvo lugar muy cerca del restaurante. De la misma firma vejeriega encontramos vino fino y un queso de Bolonia hecho con oloroso, un auténtico placer para el paladar cuya original presentación sorprenderá a más de uno. 

Queso y vino, una combinación perfecta.

Para poner el broche de oro a un almuerzo o cena o darle un toque de glamour a las tardes primaverales y veraniegas, nada mejor que degustar una copa de cava con uno de los apetecibles postres caseros elaborados con las recetas de la abuela escocesa de Ellie, “un plan que encanta a nuestros clientes”. Los más golosos tienen una selección variada de repostería artesanal como el imprescindible sundae de chocolate con brownie, galletas, salsa de chocolate y vainilla con crema batida y nueces de caramelo o el tiramisú ‘andaluz’ al estilo de Ellie. Las raíces francesas de la propietaria también están presentes en postres como la tarta de Angelina. Para los amantes de los sabores originales encontramos las croquetas de chocolate con almendras tostadas.

Tarta de Angelina.

La nueva carta es, en definitiva, una invitación a disfrutar de la vida a través de las texturas, los sabores y el colorido de cada plato, de cada postre, de cada copa. Bocados y sorbos de libertad de este nuevo comienzo, con los mejores productos de temporada. “Comer, amar, vivir” es la filosofía del local. El espacio se divide entre su amplia terraza al aire libre con unas impresionantes vistas a la sierra, su barra y un coqueto comedor interior, cuya decoración es obra de Ellie Cormié. La escocesa compagina la gerencia del restaurante con su faceta de diseñadora de interiores, con una amplia trayectoria en hostelería y alta restauración a sus espaldas. El restaurante abre durante todo el año. 

Comparte este post!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Otros artículos que también te pueden interesar:

Carta para alérgenos y intolerantes

 

El uso de frutos secos es habitual en la comida Magrebí y del Medio Oriente.
 
Cualquier plato podría contener trazas de gluten, sésamo, almendras, nueces, piñones y frutos secos en general.
 
La carta está elaborada de buena fé aunque
NO PODEMOS GARANTIZAR
que en el proceso de preparación de platos se haya pasado por alto algún ingrediente o que haya trazas de contaminación cruzada.
 

SI ERES ALTAMENTE ALERGICA A SESAMO O FRUTOS SECOS RECOMENDAMOS COMER EXCLUSIVAMENTE DE LA BARBACOA