VEJER

Vejer es uno de los diez pueblos más bonitos de España (encuesta realizada por la Oficina Española de Turismo) y está considerado como el mejor conservado de los “Pueblos Blancos”. Con vistas al Océano Atlántico y al Estrecho de Gibraltar, Vejer es una ciudad monumental con murallas, patios llenos de flores y edificios antiguos. Vejer tiene una escena gastronómica muy fuerte con una gama de excelentes restaurantes y cafés tradicionales para pasar el tiempo. Vejer está situada a 200 m. sobre el nivel del mar y se encuentra a pocos kilómetros de las playas de El Palmar, la Bahía de Trafalgar o Los Caños de Meca. Vejer se compone de 2 partes, el casco antiguo medieval y la parte más nueva de la ciudad cuidadosamente diseñada al estilo de los “pueblos blancos” de la región. Rodeada de grandes extensiones de terreno agrícola en el que se cultiva remolacha azucarera, girasoles y trigo, Vejer cuenta con una gran cantidad de terreno dedicado al pastoreo del ganado retinto local. Vejer tiene vistas a la costa atlántica y al Parque Natural de las Breñas, un bosque de pinos de 5.000 hectáreas que desciende hasta la costa, y al Parque Natural de las Marismas, una reserva natural más pequeña por la que pasa el río Barbate y que alberga una importante colección de aves. Ambos parques cuentan con senderos que los atraviesan y son perfectos para dar paseos de un día. Vejer tiene muchos miradores con vistas a la costa y a las colinas de alcornoques del Parque Natural de los Alcornocales, una de las reservas naturales más importantes de España. A un corto paseo se encuentra el acueducto romano de Santa Lucía, con un suministro de agua que alimenta el pequeño y exuberante valle cercano donde se cultivan aguacates, granadas y otras frutas semitropicales. Un sinfín de rutas de senderismo y cañadas más amplias recorren el campo local. El terreno es montañoso, aunque no empinado, y se requiere un estado físico moderado para los ciclistas que quieran ir a la hermosa ciudad de Medina Sidonia o visitar el puerto pesquero de Conil, por ejemplo.

BREVE HISTORIA DE VEJER

Vejer, gracias a su posición única, fue sede de las civilizaciones más antiguas del sur de Europa. Para los fenicios, cartagineses y romanos, Vejer constituía un fuerte núcleo defensivo frente a los íberos del interior para la defensa de las factorías de pesca comercial y las almadrabas desarrolladas por estos pobladores.

Los Fenicios y Cartagineses

The La ciudad de Vejer debe su temprano origen a su fuerte posición estratégica sobre el río Barbate y cerca del mar. Esta ubicación proporcionó a la ciudad unas buenas defensas naturales y un fácil acceso al mar por vía fluvial. Vejer fue un asentamiento en el Paleolítico y en la Edad de Bronce ya se habían establecido fortificaciones en la cima de la colina. Las referencias históricas se remontan al dominio de los cartagineses (aproximadamente en el año 400 a.C.) En la época prerromana la ciudad se conocía como Besaro y los mapas del imperio romano muestran Vejer marcada como Bessipo.

Los Romanos, Vándalos y Visigodos

Entre las reliquias visibles de la época de la dominación romana (en el 216 a.C. Cornelio Escipión conquistó Cádiz durante las guerras púnicas) se encuentran el sendero de la Cuesta de La Barca y la Puerta de Sancho el Bravo en el extremo oriental de la Corredera. La migración de los teutones a España acabó finalmente con el dominio romano aquí. Durante el corto tiempo que los vándalos ocuparon el sur de España y antes de pasar al norte de África, proporcionaron indirectamente a Andalucía su nombre actual. Fueron los árabes quienes se refirieron a la parte sur de España como “al-Andalus”, que significa “país de los vándalos”. (Foto – Ruinas romanas en Bolonia)

La invasión islámica

Una parte de la bóveda de la Iglesia Parroquial procede de la época de los visigodos. Más tarde fueron derrotados en una batalla decisiva contra los árabes en la laguna del río Barbate (“Laguna La Janda”) cerca de Vejer. En los siglos siguientes el casco antiguo desarrolló sus características esenciales (castillo, fortificación y trazado de las calles y casas). Durante la

“Durante la Reconquista, a principios del siglo XIII, aparecieron las primeras tropas cristianas en los alrededores de Vejer, pero no fue hasta 1250 cuando conquistaron la ciudad. En 1264 Vejer volvió a caer en manos de los árabes, pero en 1285 la ciudad estaba en manos de los Guzmanes del Bueno. De esta época procede el apéndice “de la Frontera” relativo a la frontera entre la España ocupada por los árabes y los cristianos. ln 1292 Guzmán salió a defender Tarifa. Durante estas luchas sacrificó a uno de sus hijos que había sido capturado por los árabes y mantenido como rehén en un intento de forzar la rendición de la ciudad. En 1293 Guzmán se convirtió en el primer alcalde de Vejer. Más tarde toda la ciudad le fue entregada por Fernando IV como recompensa a sus méritos. (Foto – Arco árabe de entrada al Castillo de Vejer)

Las repercusiones de la reconquista

Como consecuencia de ello, Vejer perdió su independencia, lo que más tarde provocó numerosos conflictos entre la población local y los duques de Medina Sidonia (los sucesores de Guzmán). En 1535 Juan Relinque, ciudadano de Vejer, inició su valiente lucha en la corte de Granada en su intento de recuperar la independencia de su ciudad frente al duque de Medina Sidonia. Aunque sus argumentos estaban respaldados por leyes escritas, perdió la lucha después de varios años. En 1566, 11 años después de la muerte de Juan Relinques, la corte de Granada votó finalmente a favor de los habitantes de Vejer y la ciudad recuperó su independencia.
Como anécdota en el viaje del descubrimiento de América de Cristóbal Colón en 1592 navegó un ciudadano de Vejer – Alfonso de Clavijo. (Foto – Arco de la Segur con dedicatoria a Juan Relinque).

La Batalla de Trafalgar

El 2 de octubre de 1805. El 2 de octubre de 1805, la armada británica, bajo el mando del almirante Nelson, destruyó la armada unificada francesa y española en el cercano Cabo de Trafalgar y el estruendo de los cañones se escuchó en Vejer. En 1811, las tropas de Napoleón ocuparon Vejer. Don José Miranda Cabezón, dirigió una exitosa campaña contra la ocupación francesa que tuvo como resultado la liberación de Andalucía.

La Guerra Civil

Las violentas incursiones de los anarquistas al comienzo de la guerra civil española en 1936 reavivaron la demanda de una reforma agraria. Como consecuencia de estos incidentes, dos docenas de soldados marroquíes del ejército del general Francos ocuparon la ciudad y 5 habitantes perdieron la vida.

Monumentos de Vejer

Todavía se puede trazar el contorno de estos antiguos monumentos y en algunos lugares aparecen orgullosos y defensivos y en otros desaparecen en las casas y se ve la ropa de alguien colgada en las murallas. Muy restauradas en algunos lugares, las murallas se construyeron en el siglo XV como parte de la inversión defensiva tras la reconquista cristiana de la región. Los mejores tramos de las murallas restauradas se encuentran junto a la cara norte de la iglesia, en la Judería incluyendo las antiguas puertas de Puerta Cerrada y todo el tramo desde la puerta de Sancho el Bravo hasta la Plaza de España incluyendo la Casa del Mayorazgo (ver más abajo).
Destacan los diferentes arcos que dan acceso al casco antiguo a través de las murallas. A diferencia de otras ciudades, todas las puertas originales siguen existiendo y forman parte de la vida cotidiana de Vejer.

La puerta más antigua y mejor conservada del casco antiguo, que data del siglo XIII.

El arco principal de entrada a Vejer en la Plaza de España. Originalmente era la terminación de la antigua calzada romana que subía desde La Barca.

El más bajo y mejor fortificado de los arcos se encuentra entre las fortificaciones y la iglesia.

La puerta más antigua y mejor conservada del casco antiguo, que data del siglo XIII.

La antigua alcazaba, de construcción morisca, está escondida en una estrecha callejuela. Sólo una fachada revela la historia de este monumento, ya que la ciudad se ha construido alrededor del edificio. Un clásico arco conopial del siglo XI conduce a un patio con aroma a jazmín. Más allá de esto no hay mucho que ver, ya que ahora gran parte del castillo es residencial. Si tiene suerte, los exploradores locales que tienen su guarida aquí le mostrarán los alrededores de las murallas, desde las que se pueden contemplar hermosas vistas de Vejer.

Construido en el lugar de la antigua mezquita, el minarete sigue en pie, aunque ahora está coronado por un campanario. Debajo de la iglesia se encuentra el excepcional “aljibe” o depósito de agua construido por los moros (no abierto al público), tan grande que se puede navegar por él en un pequeño bote. La iglesia en sí tiene dos estilos contrastados. La parte delantera de la nave principal es visigótica, mientras que el resto es mudéjar. El interior fue completamente saqueado durante la Guerra Civil y poco queda de las riquezas de la iglesia. Sin embargo, su sencillez es muy atractiva. Fíjese en los nichos funerarios que hay a lo largo del muro norte de la iglesia.

Una plaza muy atractiva que es el lugar preferido de los visitantes y de los lugareños. Rodeada de palmeras datileras y con unos inmensos arbustos de buganvilla como telón de fondo, la Plaza de los Pescaitos debe su nombre a los peces de colores que nadaban alrededor de la fuente. La ornamentada fuente no es tan antigua como parece y data de los años 40. Decorada con cerámicas brillantes y 4 ranas chorreantes, encontrará una fuente casi idéntica en la plaza principal de Algeciras. El Ayuntamiento tiene vistas a la plaza y la fachada del Hotel del siglo XVI es una característica notable. La fachada del Hotel La Casa del Califa es del siglo XVI.

Uno de los edificios de propiedad privada más notables de Vejer es la intrigante Casa del Juzgado, ahora más conocida como el Hotel La Casa del Califa. Hasta 2018, la planta baja (nivel de la Plaza) albergaba la oficina de la Magistratura local y, tras una década de disputas legales, esta parte del edificio volvió a manos de sus legítimos propietarios, James Stuart y Regli Álvarez, fundadores del Califa. El edificio principal data de 1527, aunque la fachada se añadió casi un siglo después. Construido en el lugar de un edificio árabe del siglo X. El aljibe y las escaleras que se conservan de esta época se pueden ver en el propio hotel.

Junto a la Puerta de Sancho el Bravo se encuentra esta gran casa particular convertida en patio de vecinos con 5 familias viviendo alrededor de su gran patio central. La visita a la torre medieval es gratuita, sólo hay que atravesar el patio y dejar un donativo a la salida. Es una buena oportunidad para ver cómo vivían las familias en comunidad, compartiendo en su día no sólo los espacios comunes, sino también las cocinas y los aseos. Desde la torre podrá ver fabulosas vistas de la ciudad, el campo y la costa, además de una espléndida vista de pájaro de la Plaza de España. Abierto todos los días en horario diurno.

Esta capilla, que domina con orgullo el eje sur del casco antiguo, fue construida en 1552 como sepulcro para Juan de Amaya y su familia. En 1584 las monjas de la orden concepcionista ocuparon el convento vecino. En 1773 un brutal terremoto sacudió Vejer dañando muchos monumentos. Los gigantescos contrafuertes que sostienen un lado de la capilla enmarcan ahora lo que es una de las vistas más populares de Vejer (véase la Galería de fotos). El edificio fue muy restaurado en la década de 1990 y ahora está abierto como museo etnográfico la mayoría de los días de la semana, excepto en pleno invierno.